Tarradellas’ prophecy: the origin of the conflict and the big lie

tarradellas1931.jpg
Tarradellas in 1932

I recently spent quite some time carefully reading through the letter which Tarradellas wrote in 1981 about the risks which the ideology and attitude of Jordi Pujol (Catalan President 1980-2003) and its party Convergència i Unió (Convergence and Union) could pose to Catalonia.

Josep Tarradellas was one of the founders of Esquerra Republicana de Catalunya (Republican left of Catalonia) in 1931 and the party leading the ongoing catalán secession movement.

He went on to become a Member of the Catalan Parliament and local Interior Minister in 1932, and then local Finance Minister four years later.

In 1954, he was appointed President of the Catalan Government-in-exile and then named President of the regional pre-autonomy government by Adolfo Suarez in 1977.

After 33 years in exile and aware of the complexity of Catalan society, his first words in the newly reinstated office of President of the Generalidad (Catalan government) proved revelatory of his political thinking and moral values: “Citizens of Catalonia, I am here at last!”, and not “Catalans, I am here at last!”.

This experienced statesman and authority on Catalan political history and its protagonists retired from office in 1980.

In 1981, he wrote a bitter letter to the population airing concerns which he himself admitted were “becoming almost morbid and had him more than worried” (paragraph 33 of the complete letter reproduced below).

Not so much a letter as a prophecy, his missive began with a criticism of Pujol – the president of the Government of Catalonia for the next 23 years- for refusing to permit the traditional “Viva España!” (and “Viva Cataluña!”) at the official handover ceremony the previous year (6).

The letter argues as follows:

Excerpt:

  • As early as in 1981, he wrote that, in view of Convergència i Unió’s policies and leaders, “the rupture of our people’s unity is inevitable” (4).
  • Pujol had agreed on a “position aimed at making his ideology’s victory over Spain possible” with the then-President of the Basque Autonomous Community (8).
  • His approach was designed to rip apart “the politics of unity, peace and brotherhood accepted by all Catalonia’s citizens”, using to this end “tendentious propaganda” imbued with a “will to mislead” (12).
  • The situation reminded Tarradellas of the time his Esquerra colleague and then-President of the Catalan government Lluís Companys, yielding to “the demagoguery and exaltation of inflamed nationalism”, had unilaterally proclaimed a Catalan State in 1934; and that this, in the end, had been “a resounding failure” (13).
  • In his letter, Tarradellas then repeated that CiU and Pujol had “irresponsible attitudes… which have already caused our autonomy to fail, achieving the disunity of Catalonia and confrontation with Spain”, adding that “the attitude of those responsible for this situation is unforgivable” (15).
  • He continued: “the culprits are using a very old, highly discredited trick, that of playing the persecuted, the victim”, railing against the claims by the nationalists that “Spain is persecuting us, boycotting us” (19).
  • Later he mentioned Pujol’s eagerness to get rid of the Provincial Councils “…doing so in an unconstitutional manner. Why are they doing it? I think that it is to set off the campaign which is under way and make themselves out to be the victims of a situation which they themselves have created for their own benefit in the next elections” (26).
  • Arguing that they had forgotten “that it was they who, in order to conceal their political incompetence and lack of ambition to do things well, embarked on a course, ten months ago now, which could only bring us to the situation in which we now find ourselves” (20).
  • He then stated that “many of the declarations made and measures taken should have been agreed on beforehand or thought over better, but they shouldn’t have acted as they have now, arrogantly and thinking that only we were right” (22).
  • He concluded this part saying that “damage is being done to Catalonia. The division will grow deeper by the day” (27); “if we don’t act with a spirit of megalomania and simply limit ourselves to defending our rights, it will not be possible to prevent the worst” (29).
  • He went on to describe that he had written long letters to the King and the Speaker of the Catalan Parliament expressing his disapproval of, among other things, “discriminatory sectarian politics devoid of all sense of responsibility on the part of the Generalidad” (30 & 31).
  • He claimed that “on the very day President Pujol took office, Catalonia started… abusing the good faith of those who… are being tendentiously informed” (32).
  • Before drawing to a close saying that “our country is too small to spurn any of its children and big enough for there to be room for everyone” (36).

Having read the above, I come to four conclusions:

  1. The incredible topicality and foresight of Tarradellas’ words.
  2. We can objectively and reliably state that the current system of self-government has been undermined and denigrated by CiU, and previously Partido Nacionalista Vasca (Basque Nationalist Party), as clearly asserted by a statesman and undeniable Catalan nationalist, former President of the Generalitat and founding member and former Secretary General of Esquerra Republicana de Catalunya.
  3. The inexcusable, apparent naivety and silence on the part of the media in this regard.
  4. But the most terrible conclusion which can be drawn from this letter is that it attests to the fact that our previous head of state was warned about the state of affairs repeatedly and at length by Tarradellas. How is it possible that no alternative narrative to combat the intentional pack of lies they have been allowed to tell has been established in all this time?

Although, of course, in the Basque Country the delay was not due to ineptness, but due to bullets. Even still, the struggle to establish a casuistic story of the past as accepted social truth has been the central issue of Basque politics in recent years.

It seems to me that, instead of shifts in or adjustments to the constitution, Catalonia is going to have to jump in the same boat, that of a counternarrative to nationalism advocating concord.

Tarradellas announced that the boat was set to sail back in 1982 for goodness’ sake!

It is important to remember exactly where all the current tension has come from.

Only nationalism emerges from and feeds on grievance.

Which is a curious contradiction, because many believe that the current row came out of thin air.


THE LA VANGUARDIA’S TWOFOLD LIE

Forced to publish the letter because it was appearing in other papers (Tarradellas always sent copies of his letters to multiple recipients), including those belonging to the Zeta Group, the La Vanguardia added a short note on the same page entitled “Pujol did salute Spain on the day of his inauguration” claiming that “…this text clarifies one of the most serious points in Mr Tarradellas’ letter”.

Thus contradicting the letter, in which Tarradellas states that Pujol had not wanted “[me] to bring my Parliament to an end with the traditional words always used, that is to say, to the cry of ‘Viva Cataluña!’ and ‘Viva España!’” at the official ceremony at which he handed over the presidency of the Generalitat to his successor (6).

TRUTH IN THE TIME OF YOUTUBE

You can hear Tarradellas’ complete handover speech here

and, as he wrote, he did not -against his will and so as not to reveal a rift between the presidents of the Generalitat- hail either Catalonia or Spain.

You can hear Pujol’s inaugural address here and he didn’t either.

Indeed, the entry in the La Vanguardia reveals that Pujol pronounced the words at a private reception “in a hotel on La Diagonal”, not at the official presidential handover ceremony in the government palace, which is what Tarradellas clearly specifies.

As is only logical after reading the letter, and even more so regarding such a recent and important matter, it seems unlikely that Tarradellas’ memory was failing him; and that is because it wasn’t.

As the letter shows, he knew very well what he was talking about


Below is a copy of the original Spanish document with the paragraphs numbered to guide you through the summary provided above. There is also a link to the original document at the end of this post.

Comments made by the political parties of the day are printed on the same page of the newspaper, along with an entry which goes unsigned and can, therefore, be attributed to the newspaper’s editorial board, contradicting Tarradellas and defending Pujol.


Update 16/10/2017

The man vilified and forgotten just yesterday, now, with the Catalan government’s intervention on the horizon, put on a pedestal…

ajk.png

They name the letter in this editorial, but don’t even dare explain its contents, let alone provide a link.

They just cite it and leave the reader to find it in the archive, without so much as a date for guidance…

Do they know what shame is?

http://www.lavanguardia.com/opinion/20171016/432111941442/el-ejemplo-de-tarradellas.html


Spanish original  text

La Vanguardia, Jueves, 16 de Abril de 1981

En una carta particular al director de La Vanguardia

Josep Tarradellas enjuicia la situación en Cataluña

 La carta del ex presidente de la Generalitat, don Josep Tarradellas, cuyo texto publico algún periódico, había sido dirigida a nuestro director, don Horacio Saenz Guerrero. 

Por considerar que se trataba de una carta privada, creímos más correcto no dar publicidad a la misma, decisión que, en cualquier caso, corresponde quien la recibe.

Por otra parte, dada la delicada situación política que atraviesa el país, nos pareció más ético y oportuno no difundir el contenido del escrito dirigido a nuestro director. Y lo hicimos convencidos de que así debía pensar el expresidente cuando eligió el sistema de la carta privada para expresar su opinión, en lugar , de hacerlo abiertamente a los medios de comunicación, aprovechando la libertad que hoy se goza en España.

Sin embargo, ya que el tema está en la calle, «La Vanguardia» no puede hurtar esta información a sus lectores y aquello que debería haber sido siempre privado, ya, es publico. 

Este es el contenido de la carta del señor Tarradellas: 

Don Horacio Sáenz Guerrero

Mi querido amigo:

1- Al día siguiente de nuestra conversación del 25 de marzo quería escribirle, porque al despedirnos tuve la impresión de que tal vez las opiniones que me había tomado la libertad de expresarle no habían quedado demasiado claras. Por otra parte y dado el tema que tratamos, me parecía que en mis palabras había puesto una vehemencia innecesaria, y entre una cosa y otra podía dar lugar a confusiones,

2- Si no lo escribí enseguida fue porque creí que no me podía permitir hablarle nuevamente de los problemas del país, toda vez que existía el peligro de qué pudiera interpretar mi insistencia como si mi estado de espíritu fuese la consecuencia de una posición política o personal. En fin, pensándolo una y otra vez, he llegado ala conclusión siguiente, Siendo como es usted castellano viejo y al mismo tiempo un ciutadá de Catalunya comprendería el porqué de mi decisión y también me disculparía. Y por esta razón le escribo hoy.

3- Para empezar, sepa que al día siguiente de haber tomado posesión el nuevo presidente de la Generalitat, es decir, el 9 de mayo del año pasado, manifesté que se había roto una etapa que había comenzado con esplendor, confianza e ilusión el 24 de octubre de 1977, y que tenía el presentimiento de que iba a iniciarse otra que nos conduciría a la ruptura de los vínculos de comprensión, buen entendimiento y acuerdos constantes que durante oil mandato habían existido entre Cataluña y el Gobierno. Todo nos llevaría a una situación que nos haría recordar otros tiempos muy tristes y desgraciados para nuestro país. En primer lugar, porque todo me hacía prever que las inmejorables y afectuosas relaciones que existían con las autoridades civiles y militares del Estado en Cataluña, que tanto y tanto me costó conseguir, de ahora en adelante se irían deteriorando y acabarían por ser tirantes, y comportarían situaciones muy difíciles para la aplicación del Estatuto.

4- Después, y teniendo presentes las campañas políticas y excesivamente partidistas que había llevado a cabo el Partido que iba a gobernar, constituyendo un Consejo Ejecutivo monocolor y representado por su secretario general desde la Presidencia de la Generalitat, era inevitable la ruptura de la unidad de nuestro pueblo. Esta unidad se produjo desde el primer día que llegué y se mantuvo hasta el último momento de mi mandato.

4- La actitud que adoptan actualmente todos aquellos que conviven con nosotros y que han venido de otros pueblos de España y sus Casas Regionales en Cataluña, frente a la Generalitat y a los que la representan es lo bastante conocida para que sea innecesario cualquier comentario. El hecho es que desgraciadamente, se ha pasado de una situación llena de mutua confianza, de fraternidad y sin resentimientos ni complejos a la de ahora, que algunas veces es de franco desinterés por Cataluña y otras de oposición, cuando antes ocurría todo lo contrario.

6- ¿Por qué estos presentimientos míos? Pues simplemente por muchas razones, que debido a las circunstancias que vivimos, creo que ahora no es el momento más oportuno dar a conocer. Pero hay una que hoy es preciso recordar. Ya sabe que por encargo del presidente Suárez, fui delegado del Gobierno para dar posesión de la presidencia de la Generalitat de Cataluña al señor Jordi Pujol. Días antes, le indiqué que me parecía normal que en este acto acabara mi parlamento con las palabras tradicionales de siempre, es decir, gritando vivas a Cataluña y a España. Esta propuesta me parecía lógica, paro con gran sorpresa por mi parte no fue aceptada.

7- Por esta razón me encontraba en una situación más que delicada, peligrosa y por tanto, tenía el deber de evitarla. Ya sabía que él solamente quería tener presente a Cataluña, pero para mí esto era inaceptable: eran ambos pueblos los que debían ir unidos en sus anhelos comunes. Si lo hacía yo solo dada la situación en que me hallaba, representaría el plantear públicamente una división que acarrearía discusiones de resultados más que lamentables. Entonces, y ante esta situación tan enojosa, decidí no tener presente lo que hasta entonces había hecho en todos los actos oficiales. Hoy, al pensar en ello con calma, creo que no podía hacer otra cosa si quería evitar un escándalo de consecuencias imprevisibles.

8- Estoy seguro de que el presidente Pujol consideraba normal esta actitud, porque afirmaba una vez más su conducta nacionalista, que era y todavía es hoy la de utilizar todos los medios a su alcance para manifestar públicamente su posición en caminada a hacer posible la victoria de su ideología frente a España. Por otra parte, los lazos da cordial entendimiento político que lo unen al PNV y el hecho de que el presidente Garaicoechea también comparta su pensamiento y actitud en esta cuestión, debía entender que representarían una nueva y más fuerte consolidación de convivencias y unidad política con Euskadi, que les permitiría por tanto, ser más exigentes con el Gobierno del Estado.

9- Al día siguiente, voces autorizadas del Gobierno me preguntaban en forma amistosa qué era lo que había ocurrido y el porqué, como si yo fuera el culpable. Quizá lo recordará, porque diferentes periódicos, principalmente de Madrid lo señalaban, haciendo comentarios de extrañeza por mi actitud. Ya comprenderá que en aquellos momentos no podía publicar una nota explicando lo que había sucedido.

10- Preferí callar, aunque ello me acarreó disgustos, pero de ninguna manera podía defenderme, ya que esto podría representar que la actitud del presidente Pujol se hiciera pública y en consecuencia, que se iniciara en todas partes, y, principalmente en todos los demás pueblos de España, una campaña de la cual Cataluña podía salir muy perjudicada. Respecto a mi actitud de entonces. en el viaje que realicé el mes de enero pasado a Madrid, todavía algunas personalidades del Estado me pregunta qué era lo que había sucedido y el porqué de mi silencio.

11- Discúlpeme por todo lo qué acabo de manifestarle, pero no puedo evitarlo, si se quiere conocer el porqué de la situación en que nos hallamos, y cómo y de qué manera ésta empezó.

12- En conjunto. puede creerlo todo me produce tristeza y una honda inquietud de cara al futuro. Aunque no me extraña. demasiado lo que ahora está ocurriendo, era previsible, porque durante estos últimos diez meses todo ha sido bien orquestado para llegar a la ruptura de la política de unidad, de paz y de hermandad aceptada por todos los ciudadanos de Cataluña. El resultado es que, desgraciadamente, hoy podemos afirmar que . debido. a determinadas propagandas tendenciosas y al espíritu engañador que también late en ellas, volvemos a encontrarnos en una situación que me hace recordar otras actitudes deplorables del pasado.

13- Siempre recordaré que el 5 de octubre del año 1934, a las 5 de la tarde, acompañado del diputado señor Juan Casanelles, fui a la Generalitat a visitar al presidente Companys para manifestarle nuestra disconformidad con la política que una vez más se realizaba, rogándole que evitara lo que todo indicaba que iba a suceder aquella misma noche, es decir: la ruptura por la violencia de las relaciones con el Gobierno. No se nos escuchó, la demagogia y la exaltación de un nacionalismo exacerbado pesó más que la opinión de aquellos que preveíamos, como así ocurrió, un fracaso rotundo.

14- Es preciso leer lo que sucedió en el admirable suplemento que publicó La Vanguardia. En su fascículo 7 del mes pasado nos lo dice claramente. Todo lo que en él se reproduce es la expresión de los autores de aquella época, de una lucidez extraordinaria. La demagogia había hecho su obra y el desastre se produjo.

15- Sé muy bien que ahora no se proclamará el Estado Catalán ni la República Federal española, ni los partidos lanzarán sus militantes a la calle, ni los responsables de todo cuanto sucede morirán por Cataluña, nada de eso. Lo que se hará y ya ha empezado estas últimas semanas, es querer hacer olvidar las actitudes irresponsables de los mismos que ya han hecho fracasar nuestra autonomía,  consiguiendo la desunión de Cataluña y el enfrentamiento con España; y por esto, la actitud de los autores de esta situación es imperdonable.

16- Entonces, al igual que ahora, mi disconformidad con lo que pasó fue también total. Es evidente que la actitud, a mi entender equivocada, del presidente Companys estaba empañada por unas ideas que compartían muchos catalanes, cosa que ahora no es así, y era llevada a cabo con honradez y sin deseos inconfesables. Es desolador que hoy la megalomanía y la ambición personal de algunos, nos hayan conducido al estado lamentable en que nos encontramos y que nuestro pueblo haya perdido, de momento, la ilusión y la confianza en su futuro.

17- ¿Cómo es posible que Cataluña haya caído nuevamente para hundirse poco a poco en un situación dolorosa, como la que está empezando a producirse?

18- Ante todo esto, es evidente que se trata de ocultar el fracaso de toda una acción de Gobierno y de la falta de autoridad moral de sus responsables. Si se ha llegado a esta situación es debido, a mi entender, simplemente a un pensamiento y actitud que empezó el mismo día que tomó posesión del cargo el actual President de la Generalitat, y como era natural, los resultados habían de ser los que ahora sufrimos

19- Para salir de esta situación y para ocultar lo que desgraciadamente ha conducido a la falta de confianza hacia nuestras instituciones, vemos que sus responsables están utilizando un truco muy conocido y muy desacreditado, es decir, el de convertirse en el perseguido, en la víctima; así hemos podido leer en ciertas declaraciones que España nos persigue, que nos boicotea, que nos recorta el Estatuto, que nos desprecia, que se deja llevar por antipatías hacia nosotros, que les sabe mal y se arrepienten de haber reconocido nuestros derechos e incluso, hace unos días llegaron a afirmar que toda la campaña anticatalanista que se realiza va encaminada a expulsarlos de la vida política.

20- Es decir, según ellos, se hace una política contra Cataluña, olvidando que fueron ellos los que para ocultar su incapacidad política y la falta de ambición por hacerlas cosas bien, hace ya diez meses que empezaron ana acción que solamente nos podía llevar a la situación en que ahora nos hallamos.

21- Por ejemplo, es necesario tener el coraje de decirlo, los problemas de la lengua y de la escuela, es la actual Generalitat quien en gran parte los ha provocado, por falta de sentido de responsabilidad y por una alocada política ante el Góbierno que podía pensarse que no sería aceptada, no sólo por su planteamiento inaceptable, sino porque ni ayer, ni hoy, ni nunca, gobierne quien gobierne, el Estado no aceptará nuestros derechos como nosotros quisiéramos, si nuestro pueblo no los reclama unánimemente.

22- No conseguiremos nuestros propósitos con orgullo ni con frivolidad. A mi entender, muchas de las manifestaciones que se han hecho y disposiciones que se han tomado se habían de pactar antes de tomarlas o meditarías mejor, pero no actuar como se ha hecho ahora, con suficiencia y pensando que solamente nosotros teníamos razón. Asimismo, era preciso evitar cualquier comentario ofensivo contra aquellos a quienes obligaban determinadas disposiciones, teniendo en cuenta lo que podían representar.

23- Si lo hubiéramos hecho así, nada o casi nada de lo que ha pasado habría sucedido, ya que la cuestión-de la lengua se ha convertido en un problema político y partidista, acompañado de posiciones que estamos pagando muy duramente.

24- Permítame que le recuerde que los acuerdos Suárez-Tarradellas del 15 de abril de 1978 ya preveían lo que después se realizó referente a la enseñanza y es por esto que el 22 de mayo del mismo año un Decreto de la Generalitat creaba el Servicio de Enseñanza del Catalán y el 23 de junio, un Decreto del Gobierno Suárez regulaba la incorporación de la lengua catalana al sistema de enseñanza. Esto, junto con otras cuestiones importantes, permitió que al final del año 1979, cerca de un millón de escolares aprendiesen el catalán sin que nadie planteara ningún problema para evitarlo, es decir, catalanes y no.catalanes lo habían encontrado normal y lo aceptaron con satisfacción. Una vez más había triunfado nuestra política de pacto, desprovista de todo partidismo político.

25- Otro ejemplo, entre tantos y tantos como hay, es el problema de las Diputaciones como lo ha planteado la Generalitat, ésta no tiene razón. Fue en el año 1977 cuando dije que la autonomía no seria válida si no desaparecían los Gobiernos Civiles y las Diputaciones, como se hizo en 1932 y nada grave sucedió. En la actualidad, pienso exactamente igual.

26- También expresé. lo mismo cuando formamos nuestro primer gobierno, Supongo que lo recordará. Propuse que los cuatro presidentes de las Diputaciones formaran parte del mismo. pero sin tener departamentos efectivos. Esto era con el fin de dar más facilidades de traspaso de cara al futuro. No lo conseguí, porque todos los partidos se opusieron y principalmente el que hoy gobierna. Grave error. Hoy nos encontramos con que el Gobierno de la Generalitat y el Parlamento quieren hacer desaparecer las Diputaciones e integrarlas ala Generalitat, haciéndolo de tal forma que es inconstitucional. Y, ¿por qué lo hacen? Creo que para desencadenar la campaña que se está llevando a cabo y para convertirse en las víctimas de una situación que ellos mismos han creado para beneficiarse en las próximas elecciones

27- Presiento su primera reacción: pensará que nosotros también tenemos razón, es evidente, pero no toda. Si reflexionamos fríamente, estoy seguro de que se dará cuenta de cómo se ha perjudicado y se esta perjudicando a Cataluña. La división cada día será más profunda y se alejara más y más de nuestros propósitos de consolidar para nosotros, y para España la democracia y la libertad a la vez que los equívocos que surgirán entre nosotros serán cada día más graves.

28- Por otro lado, las declaraciones de la semana pasada del president Pujol, en las cuales decía todo lo contrario de lo que ha hecho y dicho durante estos últimos diez meses, y que nos ha llevado a la situación en que nos encontramos, constituye un doble juego ya muy gastado en la política catalana para que sea merecedor de credibilidad. Quisiera que su nueva posición política triunfara, pero como sea que hasta. el momento presente no tiene la autoridad moral necesaria para conseguirlo, no creo que esta vez pueda obtener la confianza ni de nuestro pueblo ni del Gobierno.

29- Naturalmente, la política que se ha hecho no justifica de ninguna de las maneras el pacto del Gobierno con el PSOE ni la creación de la Comisión de Expertos que han de reconducir las autonomías. Aunque esto era de prever déspués de la política que ha hecho la Generalitat, las protestas de ahora, desgraciadamente, me parece que poco pesarán en las discusiones que se llevarán a cabo; pero si nosotros no actuamos con espíritu de megalomanía y solamente defendemos nuestros derechos no seré posible evitar lo peor. 

30- Si terminara aquí esta carta, le podría parecer, y con razón, que mi pensamiento sólo es crítico y esté dolido ante la situación política que, a mi entender, es muy grave. No es así y le diré lo siguiente: a raíz de mi visita a S, M. el Rey el 26 de enero, que será para mi inolvidable, el día 7 de febrero me decidí a escribirle para clarificar algunos aspectos de la conversación que habíamos mantenido. El día 16 del mismo mes me contestaba con una carta de un contenido muy inteligente, que me hizo meditar. Ante una situación que cada día era más preocupante, el 12 de marzo le volví a escribir, acompañándole una nota de 27 páginas en la que le hacía conocer de una manera sintetizada cuál era mi pensamiento político ante los problemas que hoy tenemos planteados. En cierta manera, algunos de ellos ya se habían insinuado en nuestra conversación del mes de enero, pero no todos, y por otro lado me pareció que no estaría por demás volver a insistir y exponer otros aspectos a su alta consideración. El día 23 de marzo me contestaba y su respuesta es la de un Rey que es consciente de la situación en que se encuentra España y que comprende que para resolver los problemas se han de hacer toda clase de sacrificios.

31- Sepa que en esta correspondencia trataba por encima del tema de Cataluña, por dos razones: primera, porque todo lo que yo habría podido decirle de lo que ha pasado durante estos últimos diez meses y sus resultados, estoy seguro de que S. M. el Rey ya lo sabía o ya lo presentía; después, porque si tenía que hablar de Cataluña me tenía que dirigir también al presidente dé nuestro Parlamento, señor Heribert Barrera. Esto lo hice si 23 del pasado mes en una larga carta en la que le hacía constar mi disconformidad con la política sectaria discriminatoria y carente de todo sentido de responsabilidad por parte de la Generalidad.

32- También le hacía constar mi más enérgica protesta ante la política de provocación que Cataluña inició el mismo día de la toma de posesión del presidente Pujol y que todavía continúa, debido por una parte a la política de intimidación engañosa que se haca desde la Generalitat y por otra, abusando de la buena fe de los que hay que reconocer que están tendenciosamente informados.

33- He aquí, pues, que con las comunicaciones dirigidas a S. M el Rey Juan Carlos I, al muy honorable presidente Barrera y a usted mismo con esta carta. me siento en cierto modo liberado de un estado de espíritu que ese estaba convirtiendo en algo casi morboso, y que me tenía más que preocupado. Esto no significa que dejé de estar atentó a todo lo que pasa, pero el hecho de que haya manifestado con claridad total mis reflexiones e inquietudes, debo decirle sinceramente que ha aliviado mi conciencia ante mis responsabilidades pasadas y presentes.

34- Confío que su amistad me excusará de esta larga carta, pero como le decía al principio después de pensarlo mucho, he creído que usted era la persona a quien podía hablar de ciertos aspectos de nuestra vida ciudadana, porque conozco su objetividad, patriotismo y alto sentido de responsabilidad, y por lo tanto, merece toda mi confianza. Al mismo tiempo, estoy seguro de que en todo lo que acabo de manifestarle no hallará absolutamente ninguna intención política ni pensamiento partidista que, como puede suponer, está muy lejos de mi intención.

35- Permítame que antes de terminar esta carta y en otro orden de cosas le manifieste que estoy alarmado ante el pensamiento y posición de los partidos políticos, los cuales dan a menuda la sensación de no recordar lo que sucedió el mes de febrero pasado y actúan exactamente como si ante nosotros no tuviésemos problemas angustiosos que no podemos resolver. Sin una acción de SuMajestad el Rey, que ha ganado una gran autoridad moral por sus actuaciones en lo que va de año, fruto también de saber escuchar y razonar de una manera cartesiana y de una voluntad de hierro para cumplir con sus deberes, no desaparecerán las graves preocupaciones que tenemos.

36- España, unos dicen que bosteza y otros que está dormida, Todo es posible. pero me parece que si el país existe todavía suficiente savia nueva para despertarlo, sacudirlo y darle nobles ambiciones. Se trata simplemente de no pensar en todo cuanto enturbia nuestra voluntad de cara a un destino mejor, y llevar a cabo una amplia y generosa unidad realizada sin rencores y demagogias, tocando de pies en el suelo para poder ir hacia adelante sin vacilaciones. Entonces sí que obtendremos la victoria que nos permitirá vivir con bienestar y libertad. En cuanto a Cataluña, creo que es urgente que se recupere la unidad que se rompió en mayo de 1980, y que se olvide todo lo que ahora nos separa, porque nuestro país es demasiado pequeño para que desprecia a ninguno de sus hijos y lo bastante grande para que quepamos todos.

Con la amistad de siempre, le saluda afectuosamente.

Josep Tarradellas


El Consell respaldo al presídent de la Generalitat

Postura cautelosa de algunos partidos

Las fuerzas políticas catalanas han comenzado a pronunciarse respecto a la carta del ex president Tarradellas, en unas manifestaciones que parecen intentar, una aproximación discreta a la cuestión. Por su parte, el Consell Executiu ha cerrado filas en torno al president de la Generalitat, Jordi Pujol. Los miembros del Consell Executiu de la Generalitat visitaron ayer por la tarde al president Pujol para renovarle su «más firme adhesión y para protesta por los injustos e irresponsables ataques de que ha sido objeto».

Centristes-UCD Por su parte, el presidente de Gen- tristes-UCD, Antón Cañellas, expresó ayer, a través de la agencia EuropaPress, su coincidencia plena con lo expuesto por el ex presidente Tarradellas en su carta «en el sentido de que es negativo presentar a Cataluña como perseguida por el Gobierno central porque no es verdad». «La existencia de una Ley de Armonización de las Comunidades Autónomas, del proyecto de ley da régimen local o el recurso de las Diputaciones, no supone que haya razones objetivas para darlo como una muestra de persecución. Ofrecer esta imagen al país es negativo. No hay ningún deseo de agredir a Cataluña y debemos dar mayor confianza a nuestro pueblo.

Convergencia Democrática Por su parte, portavoces de Convergencia Democrática aseveraron en la tarde de ayer que el partido ya conocía la existencia de la carta del ex president de la Generalitat, Josep Tarradellas, «antes de que fuera publicada en la prensa». CDC se ha negado a hacer comentarios al respecto.

Esquerra Republicana Esquerra Republicana, a través de su secretaria de Información, M. Dolors Tresserras, precisó que era un hecho «la ofensiva contra las autonomías y, en concreto, contra Cataluña. A instancias de Europa Press, la portavoz de Esquerra resaltó que era muy delicado para Cataluña hacer declaraciones en estos momentos. «Siempre he visto a Taradellas —añadió— como un gran estadista y no quisiera ver en sus declaraciones una doble intención que parece adivinarse.» Yo no digo —concluyó— que necesitemos un Gobierno de unidad, sino la unidad de todas las fuerzas políticas de Cataluña para defender nuestros derechos como pueblo, nuestra identidad como nación».

Unió Democrática Por su parte, el comité de gobierno de Unió Democrática, partido que forma coalición con CDC y se integra en el Consell Executiu, ha lamentado oficialmente la publicidad dada a la carta del ex president Tarradellas. Ante el cariz de la situación, el mencionado organismo de Unió hace una llamada a la responsabilidad «Ya que no puede considerarse positivo ni para Cataluña ni para España el debilitamiento de nuestras instituciones ni el de sus máximos representantes.


Pujol brindó por España en el día de su toma de posesión

Como no es bueno fiarse de la memoria, reproducimos hoy el suelto que publicó «La Vanguardia» del día 9 de mayo de 1980, al informar a sus lectores del acto de toma de posesión de la presidencia de la Generalitat por el señor Jordi Pujol.

Creemos que con éste texto se aclara uno de los puntos más graves de la carta del señor Tarradellas.

El brindis del muy honorable

Por otra parte. ayer, y además del acto de toma de posesión, el president Pujol almorzó con las personalidades políticas en un hotel de la Diagonal. Al término del almuerzo, el president Pujol dijo que el proceso autonómico de Cataluña será una experiencia positiva para todo el proceso autonómico de España. También dijo que la Generalitat de Cataluña ayudará a este proceso. Finalmente brindó “por Cataluña, por las comunidades autónomas, por España”.»

Original accesible from the newspaper archive here:

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1981/04/16/pagina-10/32926422/pdf.html

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s